La mayoría de las personas desea ganar más dinero y no son pocas las que dedican gran parte de su tiempo en pensar y buscar las mejores alternativas para lograrlo. Pero, por extraño que parezca, en general no somos tan proactivos educándonos e informándonos. Si no conocemos a profundidad qué es lo que buscamos y cuáles son sus características, nuestro desconocimiento puede llevarnos a no reconocer algunas oportunidades.

¿Sabías, por ejemplo, que existe más de un tipo de ingresos? Así es, básicamente existen 3 diferentes tipos y, si sabes cómo, puedes beneficiarte de todos y hacer crecer tanto tu cuenta bancaria como tu estabilidad. Si quieres saber más, tan solo sigue leyendo 😉

Tipos de ingresos.

1. Ingresos activos o ganados.

Estos son los ingresos que suele conocer la mayoría. Se trata de la remuneración que obtienes luego de realizar cualquier tipo de trabajo, por lo que de cierta forma estás intercambiando tiempo por dinero/beneficios.

Algunas de sus ventajas son que no necesitas de un capital previo para trabajar y, dependiendo del trabajo que realices, puede que no requieras de formación o habilidades especiales… aunque todo esto incrementa el valor del tiempo que vas a trabajar.

Por otro lado, estos ingresos son difícilmente escalables (debido a que el tiempo es un recurso limitado), en algunas ocasiones debes pagar altos impuestos, dependes de un empleador y si dejas de trabajar dejas de recibir dinero.

2. Ingresos por ganancia de capital o portafolio.

A diferencia del caso anterior, para obtener estos ingresos no necesitas intercambiar tu tiempo. Los ingresos portafolio son aquellos que consigues gracias a los beneficios de la compra y venta de activos en papel (acciones, bonos, fondos, divisas…).

Como te imaginarás, una de las dificultades para obtener este tipo de ingresos es que necesitas de un capital que te permita comprar el activo que luego vas a vender y debes pagar impuestos. De igual manera, necesitas invertir parte de tu tiempo para llevar a cabo las transacciones, en algunos casos también es necesario contar con ciertos conocimientos.

A pesar de lo anterior, los ingresos portafolio pueden ser muy altos, te permiten reinvertir tus ganancias (y hacer crecer aún más tus ingresos), son escalables y no dependen exclusivamente del tiempo y atención que les dediques.

3. Ingresos pasivos o de flujo de caja.

Este es uno de los tipos de ingresos más atractivos, ya que no requieren de tu tiempo y el dinero llega a ti de manera recurrente o regular. Puedes obtenerlas comprando activos que generen dinero por sí mismos (piensa, por ejemplo, en acciones de empresas que reparten sus ganancias cada cierto tiempo o en la renta que obtienes luego de comprar y rentar una propiedad) o creando un negocio que se basen en este modelo.

Una de las desventajas de este tipo de negocios es que requiere cierto nivel de formación y esfuerzo que te permitan dar los pasos iniciales. En cuanto a las ventajas puedo mencionar que son escalables, rentables y productivos… generan dinero incluso cuando no estás trabajando.

Mi opinión personal.

Personalmente, soy partidario de tener más de una fuente de ingresos e, idealmente, de más de un tipo. En mi caso, he decidido combinar mi trabajo como mentor y coach con un negocio digital: Freenancial Exposed. Se trata de un emprendimiento en el que busco generar ingresos pasivos y guiar a otras personas a que también consigan hacerlo.

Si te ha interesado el tema, te invito a compartir y comentar… ¡y a echarle un vistazo a la página web de Freenancial Exposed! También puedes repasar estos consejos en un formato diferente, viendo el vídeo que tienes a continuación:

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Basado en textos de: https://www.ganadineroytiempo.com/tipos-de-ingresos/ y https://en.wikipedia.org/wiki/Passive_income