Cuántas veces no dejamos pasar oportunidades por quedarnos contemplando nuestros objetivos sin ejecutar ninguna acción que nos acerque a ellos. Es muy triste darse cuenta cuando ya es muy tarde, así que hoy te regalo 4 sugerencias para que no tengas que volver a vivir esta experiencia. Espero las pongas en práctica y compartas en los comentarios si tienes alguna extra 😉

1. Haz cosas diferentes.

Salir de tu zona de confort te ayuda a experimentar sensaciones nuevas y es el mejor antídoto contra el estancamiento.

2. Plantéate retos.

Todos queremos lograr algo, así que define cuidadosamente lo que deseas y traza el camino hacia la meta. Escribe en un papel tu objetivo principal y luego especifica aquellas acciones necesarias para conseguirlo.

3. Evita auto-sabotearte.

Deja de esperar el “momento perfecto”. No existen. No es necesario que sea lunes, inicio de mes o un lunes que inicie el mes… fija una fecha, cualquiera, y comienza de una vez por todas el recorrido hacia esa meta que ya te has trazado.

El camino está ante ti… eres tú quien crea el momento.

4. Disfruta el proceso.

Aunque trabajar por nuestras metas requiera esfuerzo, no es necesario dejar el disfrute solo para el final. Trabajar por nuestros objetivos no tiene por qué ser una tortura.

¿Recuerdas la planificación que te mencioné al principio? Asegúrate de incluir en ella momentos de descanso y placer. ¡Y no olvides celebrar cada pequeño logro!

Te espero en la meta. 

Y si quieres “refrescar” estos consejos, esta vez en un formato distinto, te los regalo de nuevo en el vídeo que tienes a continuación.

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________