Los cuidadores son aquellas personas que ayudan de manera regular a una alguien que está en condición de dependencia o que necesita ayuda extra en su día a día. Sus funciones dependen de las necesidades específicas del paciente a su cargo, pero lo cierto es que es una tarea que demanda una cantidad importante de tiempo y que implica grandes desafíos a nivel físico y emocional.

Cuidar a alguien es una labor noble, pero no es sencillo. De hecho, la rutina de un cuidador puede llegar a ser tan absorbente que es común que se olviden de sí mismos y de sus propias necesidades.

No importa si eres un cuidador profesional o has asumido ese rol para apoyar a un ser querido, es fundamental que cuides de ti antes de poder cuidar apropiadamente a otro. Tu calidad de vida es determinante en el apoyo que puedas prestar. Por eso, te invito a echarle un vistazo a estos 5 consejos de autocuidado para cuidadores, espero te sean de utilidad 😉

1. Revisa tu propio estado de salud.

Como te comentaba anteriormente, es necesario estar bien para poder prestar ayuda a otros. Así que comencemos por lo básico: Come de manera balanceada y respetando tus horarios, haz ejercicio de manera regular y respeta tus tiempos de descanso.

2. Evita el aislamiento.

Cuando cuidamos a alguien tendemos a centrar nuestra atención en esta persona, a veces de manera desmedida. Por tu salud, y la suya, es necesario que compartas con otros, que tengas amigos y familiares con quienes desahogarte, pasar un buen rato, distraerte… las relaciones tienen un impacto profundo en nuestra calidad de vida.

3. Reconoce las señales.

Dedica un tiempo diario para ti e identifica si te sientes excesivamente cansado, desmotivado, si estás experimentando cambios de humor, problemas para dormir o para concentrarte.

Estas son alarmas que te envían tu cuerpo y que deben ser atendidas para velar por tu salud y bienestar.

4. Busca información.

Si bien cuidar a una persona puede parecer algo intuitivo, esto no es del todo cierto. Ser cuidador es muy demandante y se han determinado formas de hacer el trabajo más llevadero.

Por ejemplo, existen muchas maneras de movilizar al paciente que pueden disminuir el impacto del peso para ti y hacer la transición más cómoda para ambos; también hay dietas especializadas que evitan que tengas que estar pensando todos los días cuáles son las mejores alternativas para comer; igualmente, tienes disponible muchísima información sobre las situaciones más frecuentes que enfrentan los cuidadores… ¡no tienes por qué asumir todo solo!

5. No dejes de lado tu economía.

Conciliar el trabajo con el cuidado de una persona puede convertirse en un desafío tremendo. De hecho, es común que los cuidadores sientan que no rinden en el trabajo y que, además, están abandonando al paciente. Para algunos, ambas actividades se vuelven totalmente incompatibles, por lo que deben replantearse cómo manejar sus finanzas personales.

Como cuidador: ¿Vas a recibir alguna remuneración? ¿Existe la posibilidad de hacer una actividad extra desde casa? ¿Tienes ahorros suficientes para cubrir una emergencia?

Hablar de dinero no quiere decir que no te importe la otra persona, es natural y necesario que tengas ingresos que te permitan cubrir tus gastos y vivir dignamente.

¿Quieres repasar estos consejos en un formato diferente? ¡Te invito a disfrutar de esta #CápsulaInspiradora! 👇

Luis Gil– Inspira y Avanza.Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________

Imágenes cortesía de: http://pibarre.org/program/caregivers-support-group/hero-alzheimers-caregivers-support/