Perder a un gran empleado siempre es un inconveniente para cualquier organización. Trae consigo gastos y retos como el de encontrar, incorporar y formar un sustituto, junto con la incertidumbre de cómo se desenvolverá; sin olvidarnos de la dificultad que pueda tener para adaptarse e integrarse al grupo de trabajo ya establecido.

Muchas veces, detrás de una perdida así hay una razón de peso. Puede que la persona realmente fuese un mal activo para el trabajo colectivo o de equipo. O tal vez se haya alejado de la empresa por razones personales. Incluso es posible que se haya topado con una oportunidad demasiado grande como para dejarla pasar. En esos casos, incluso si es una transición difícil, irse y dejar ir sería lo correcto.

Pero, ¿Qué pasa con otras causas que conllevan perder un gran activo actual de la empresa?

Mantener y conservar a los mejores empleados parte de conocer por qué se  irían de la empresa. En este atículo enumeramos siete de las razones más importantes por las cuales un empleado deserta de su puesto.

 

 1. Estancamiento

Estancamiento

 

A los trabajadores no les gusta pensar que están encerrados en sus puestos de trabajo. Tampoco el aceptar que llegarán al mismo lugar y a hacer lo mismo todos los días por los próximos 10 o 20 años. Un trabajador quiere sentir que todavía está avanzando y creciendo en su vida profesional.  Quieren tener un objetivo alcanzable junto con la ilusión de que se mueven hacia ello cada día. Si no hay un peldaño que puedan subir en su carrera, o una estructura de avance, decidirán que tendrán que buscarla en otro lugar.  En caso de que estos empleados se queden, serán mucho más propensos a padecer de aburrimiento y falta de motivación. Se sentirán infelices y resentidos, lo cual afectara directamente el rendimiento y la moral de todo el equipo.

 

2. Trabajo excesivo

Exceso de trabajo y perder tus mejores empleados

 

Sentirse estresado y abrumado  muchas veces viene junto con la mayoría de los puestos de trabajo. Pero nada quema o agota más cantidad de empleados (y más rápido) que el exceso de trabajo. Frecuentemente se trata de los mejores empleados;  los más capaces y comprometidos, estos se sobrecargan psicológicamente más y más rápido. Si se encuentran en un constante asumir de responsabilidades (especialmente en la ausencia de reconocimiento como las promociones), llegarán a sentir que se están aprovechando de ellos. Y, ¿quién podría culparlos? Usted se sentiría de la misma forma.

 

3. Falta de visión

Vision y perder tus mejores empleados

 

No hay nada más frustrante que un lugar de trabajo lleno de visiones y sueños grandes pero sin planificación para que los objetivos estratégicos sean alcanzables. Sin esa conexión, todo es ficticio. ¿Qué persona con talento quiere gastar su tiempo y energía en apoyo de algo indefinido? Al ser humano le gusta saber que está trabajando para crear algo.

 

4. Las ganancias por encima de la personas

Ganancias vs. personas no perder mejores empleados

 

Aquella organización que valora más su fondo monetario que a sus empleados estará en aprietos. Los trabajadores con mejor desempeño (comúnmente aquellos que se valoran) se irán otro lugar. Dejarán atrás aquellos que son demasiado mediocres o apáticos para encontrar una mejor posición. El resultado es una cultura de bajo rendimiento, una moral baja, e incluso problemas disciplinarios. Entendemos que los aspectos como ganancias, aliados interesados y la producción son muy importantes, sin embargo el éxito depende en última instancia de las personas que llevan y hacen el trabajo.

 

5. Ausencia de reconocimiento

Falta de reconocimiento y perder tus mejores empleados

 

Incluso los trabajadores más desinteresados quieren ser reconocidos y recompensados por un trabajo bien hecho. Es parte de lo que somos como seres humanos. Cuando un jefe no puede brindar reconocimiento a sus empleados, pierde la forma más eficaz para reforzar un gran rendimiento. Incluso si no se tiene el presupuesto para aumentos y/o bonificaciones, existen un montón de formas (y de bajo costo) para brindar reconocimiento (un gracias es gratis). A los trabajadores no les motiva realizar un buen trabajo si no se sienten valorados.

 

6. Falta de confianza

Engaño y falta de confianza y perder tus mejores empleados

 

Cada empleado desarrolla su propio punto de vista al ver el comportamiento de sus jefes y líderes. Si ven que un jefe trata a los vendedores sin ética, miente a clientes interesados en hacer negocio, o en su defecto mienten para justificar mantener su palabra dada anteriormente; aquellos empleados con principios y valores más sólidos serán los primeros que se irán. El resto, los que sean peores, se quedarán atrás y seguirán con ese ejemplo destruyendo la estructura.

 

7. El exceso de jerarquía

Abuso de jerarquia y perder tus mejores empleados

 

Cada lugar de trabajo necesita de estructura y de liderazgo; una organización de forma rígida de arriba hacia abajo puede crear descontento en los empleados. Si los mejores trabajadores de una empresa saben que se espera de ellos un desempeño ejemplar pero sin que ellos contribuyan con sus ideas; si no se les da la capacidad de tomar decisiones o constantemente tienen que ceder ante los demás debido al efecto  del cargo más que en la experiencia de trabajo, seguro que se lo pensaran dos veces antes de continuar en la empresa.

 

En última instancia, la mayoría de los profesionales y buenos trabajadores dejan sus puestos de trabajo a causa de sus jefes, no tanto por el trabajo en si. Si eres líder de tu departamento, pregúntate a ti mismo ¿Qué puedo hacer para que las personas prefieran quedarse? Y empieza a hacer cambios en pro de conservar a tus mejores empleados.

Equipo – Inspira y Avanza.

______________________________________________________________________________________________
Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com
Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
______________________________________________________________________________________________

Basado en texto de: Llolly Lascal aparecido en: www.inc.com

Imagenes cortesia de Morguefile, Pixabay, Freejpg, Pexels