Una de las preguntas más frecuentes, que en ocasiones surge incluso antes de comenzar un proceso de coaching, es si será realmente efectivo y qué tan rápidos y duraderos serán los cambios. Bien, son preguntas totalmente válidas cuando alguien va a invertir su tiempo, dinero y energía en algo, pero la verdad es que no hay respuestas únicas y definitivas para todos. De todas formas, creo que es interesante parar aquí y ofrecer una información útil que pueda ayudaros ante estas dudas.

Si ya has comenzado a realizar sesiones de coaching o estás por comenzar y temes quedarte sin mejoras o estancado en algún punto, te recomiendo tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

Las expectativas

¿Tus expectativas al realizar coaching son factibles?

Si ya has comenzado tu proceso y sientes que no hay mayores resultados o incluso si llevas tiempo recibiendo coaching y de pronto es como si te hubieras quedado estancado, vale la pena analizar las expectativas que tenías anteriormente y las que tienes ahora. ¿Son realistas? ¿Se adaptan a tu situación actual? ¿Han evolucionado contigo? ¿Hay vías alternativas para alcanzarlas? ¿Los tiempos estimados son adecuados? Todas estas preguntas te ayudarán a ti y a tu coach a replantearos la relación y reencuadrarla para poder realizar lo cambios necesarios para conseguir el éxito.

Para el éxito no hay soluciones mágicas, lo que sí hay es recursos y herramientas a las que podemos sacarles el máximo provecho. La clave está en la constancia y disciplina.

La revisión personal

Si estás recibiendo o impartiendo coaching, no temas reflexionar cada cierto tiempo sobre tu trabajo para ser cada vez mejor.

Ante una sensación de estancamiento es necesario que tanto el coach como el coachee inicien un proceso de autocrítica que les permita evaluar su compromiso con el trabajo que están realizando juntos, sus motivaciones y si están haciendo todo lo que está en sus manos por crecer conjuntamente.

Es importante también, sobre todo cuando se trata de procesos largos, preguntarse si han caído en la rutina y no se han planteado nuevos desafíos y estrategias para superarlos… eso sí, a pesar de que la revisión personal tiene un componente individual no olvides conversar con esa persona que te acompaña y realizar acuerdos concretos y puntuales que redefinan el camino a seguir y aprovechen esta oportunidad de crecimiento para nutrir el trabajo en equipo.

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein.

Factores externos

Si hay áreas de tu vida que sientas que puedan estar interfiriendo con tu proceso, convérsalas con tu coach, seguro hallarán una solución.

Una de las características del coaching es que se enfoca en objetivos propios de algún ámbito determinado, pero ante un estancamiento es importante incluir en la reflexión si no hay un área de nuestra vida que pudiera estar afectando que se vean los frutos de nuestros esfuerzos. Por ejemplo, en el caso del coaching deportivo, puede que después de continuos avances y de vivir un proceso satisfactorio, de pronto nos encontremos sin nuevos resultados… los problemas financieros, laborales, familiares o emocionales están fuera del área de juego pero son capaces de influir en el desempeño del atleta a pesar de que se estén utilizando las estrategias adecuadas para su desarrollo deportivo. Por eso, es importante que haya confianza entre el coach y el coachee y que ambos sepan reconocer que somos personas integrales con una vida compleja que puede verse influida de muchas maneras.

“Al final de todo, cuando en la vida te va bien, todo se refleja y se traslada al terreno de juego”. Andrés Iniesta (futbolista).

Etapas naturales del proceso

Cuando comenzamos a recibir coaching, puede que veamos cambios inmediatos y que otros se den a mediano o largo plazo. Como mencioné anteriormente, es importante evolucionar con el proceso y saber cuándo hay que cambiar de objetivo, de estrategias, incluir nuevos elementos, espaciar las sesiones, intensificarlas o probar nuevos espacios donde realizar el trabajo y que les permitan darle un “aire fresco” a lo que puede haberse convertido en rutina.

Lo cierto, es que ningún proceso de desarrollo personal se mantiene estable a lo largo del tiempo y puede que parezca más una montaña rusa que una línea recta o, peor aún, un círculo en el que caemos una y otra vez en el mismo punto. Pregúntate si puede que simplemente estés pasando por un momento en el que los resultados necesitan una mayor cantidad de tiempo para materializarse o si esa sensación de estancamiento está tratando de transmitirte que es necesario incorporar nuevos elementos al trabajo y echar  un vistazo atrás para apreciar qué se ha vuelto rutinario, qué ha funcionado, qué no… y lo más importante, todo lo que has avanzado en el camino recorrido.

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Basado en textos de: https://empresariados.com/que-hacer-cuando-un-proceso-de-coaching-funciona, http://www.motivart.es/por-que-el-coaching-no-funciona/ y  http://www.coachingdeportivo.com/coaching-deportivo-trabaja-personas/
Imágenes cortesía de: https://www.euroinnova.edu.es/curso-liderazgo-coaching-deportivo, https://www.collective-evolution.com/2013/01/06/were-limiting-ourselves-through-expectation/, https://www.freepik.es/foto-gratis/deportista-relajada-pensando_1043233.htm, https://www.emprendices.co/como-gestionar-los-altibajos-en-tu-negocio-o-profesion/ y https://www.positivecoach.org/