La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta la vida de millones de personas en todo el mundo. Esta perturbación supera por mucho los momentos de tristeza y las decepciones propias de la vida diaria, tanto en su intensidad como en su duración.

Si bien, en líneas generales, la mayoría de las personas tienen una idea general de lo que es la depresión, en la práctica he encontrado que suele menospreciarse este mal (a menos que sus efectos ya rocen lo alarmante), se evita la búsqueda de ayuda e incluso hablar del tema por prejuicios propios de la desinformación.

Hoy quiero invitarte a romper el silencio y conocer un poco más de este mal, esperando que nunca lo padezcas, pero confiando en que si tú o alguno de tus seres queridos deben enfrentarlo, contarán con información y distintos puntos de vista para decidir conscientemente qué hacer.

¿Cómo saber si sufres de depresión?

Para tratar la depresión, es importante conocer qué la causa y qué la detona

La mejor forma de saber si padeces depresión es consultar a un profesional calificado que te evalúe y realice un diagnóstico. Sin embargo, es importante que conozcas los síntomas de esta enfermedad para que estés alerta a su aparición y, en su caso, puedas hacerle frente de manera rápida… ante cualquier duda, no permanezcas en silencio y acude a un psicólogo o psiquiatra que pueda brindarte la orientación que necesitas.

Algunos síntomas comunes de depresión son:

  • Estado de ánimo triste o depresivo la mayor parte del día, todos los días.
  • Disminución del interés por las actividades cotidianas y aquellas que anteriormente eran consideradas placenteras.
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Somnolencia o dificultades para dormir.
  • Cansancio.
  • Autoconcepto negativo.
  • Dificultades para concentrarse.

Es importante que sepas que la depresión se manifiesta de distintas formas en función del sexo y edad de la persona. Por ejemplo, las mujeres suelen experimentar los síntomas más conocidos de la depresión, como el llanto fácil y tristeza, mientras que los hombres tienden a mostrarse más irritables y con dificultades para dormir.

Las causas de la depresión

la depresión te lleva a perder el interés por actividades que antes te resultaban placenteras

La depresión no posee una causa única. Contrario a esto, hay múltiples factores que influyen en que la persona tenga una predisposición a padecer este trastorno, así como también hay elementos que funcionan como detonantes de la enfermedad.

A grandes rasgos, podríamos dividir las causas de la depresión en internas y externas. Las causas internas hacen referencia a factores genéticos y desequilibrios bioquímicos que favorecen que la persona desarrolle esta enfermedad o precipitan su aparición. Por otro lado, las causas externas aluden a todas aquellas situaciones o eventos que afectan significativamente a la persona generándole fuerte malestar psíquico (como por ejemplo la pérdida del empleo o de un ser querido).

Un punto de vista alternativo

¿Te has preguntado cuál es el mensaje de la depresión?

Si bien parto de que la depresión es un trastorno serio, con distintas causas y que requiere atención y ayuda especializada, también creo que es necesario hacer una interpretación más profunda de este mal.

Para mí, la depresión es una invitación (o, mejor dicho, una llamada a gritos) que hace nuestro cuerpo para que bajemos el ritmo de vida que estamos llevando, e incluso nos detengamos para realizar un proceso de introspección, de atención sobre nosotros mismos, de reconocimiento de que hay algo que no está bien y debemos darnos el permiso de atenderlo.

Muchas veces, cuando una persona está triste, intenta actuar como si nada le pasara, confiando en que el malestar desaparecerá por sí solo; en ocasiones, son las personas que la rodean quienes la empujan a actuar de la manera que ellos consideran normal, puede que con las mejores intenciones, pero sin comprender las vivencias internas que la otra persona está experimentando.

Cuando miramos más allá de los síntomas de la depresión, esta nos habla de lo importante y valioso que es para nosotros eso que hemos perdido o que se encuentra amenazado.

Por eso, mi invitación del día de hoy es que si tú o alguna persona que conozcas está sufriendo de depresión no te quedes en silencio ni esperes pasivamente a que pase el malestar, tratando de continuar con la rutina como si nada sucediera. Al contrario, permítete el contacto con tus emociones, inicia rutinas de autocuidado (por ejemplo, haz del ejercicio moderado y de la alimentación equilibrada un hábito, aunque inicialmente no te apetezca). Alza tu voz, infórmate y busca la ayuda que necesitas… no tienes que vivir en un estado desdichado ni enfrentar solo las dificultades que pudieras estar atravesando, tú eres capaz de superar los obstáculos que se te presenten y construir el bienestar que anhelas.

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Imágenes cortesía de: http://sp.meucantinho.org/pictures-of/faces/happy/happy-faces-avatars.htm, https://www.definicionabc.com/wp-content/uploads/social/Pesar.jpg, https://www.definicionabc.com/social/pesar.php, https://theologymix.com/lifestyle/7-overcoming-depression-anxiety-10-types-of-thinking-that-undergird-depression-anxiety/ y http://cinepop.com.br/divertida-mente-vence-o-annie-awards-o-oscar-da-animacao-112303