Probablemente la mayoría de las personas hayamos tenido alguna vez un mal jefe. Sin dudas, a todos nos hubiese gustado detectar esto previamente para no vernos involucrados en una situación de la que luego desearíamos salir.

Buscar un nuevo trabajo genera en nosotros miedos, preguntas, incertidumbres: ¿Cómo será la cultura de la organización? ¿Qué tal será la relación con nuestros compañeros de trabajo? ¿Cómo será nuestro jefe?. Esta última resulta ser la pregunta central que debemos considerar al comenzar  un nuevo empleo.

El tipo de relación que vayamos a entablar con nuestro jefe será el principal predictor acerca de cómo de satisfechos y cómodos estaremos en el nuevo empleo.

De todos modos, detectar si tendremos un mal jefe en el transcurso de una o varias entrevistas parece ser un tanto difícil, cuando estamos centrados en dar una buena impresión para poder obtener el empleo. ¿Qué tipo de preguntas debo hacer? ¿Debo hablar con otras personas que estén a su cargo? ¿Cuáles son los detalles o banderas rojas a los que debo estar atento?

Las personas no renuncian a un mal empleo, renuncian a un mal jefe

Se renuncia a los malos jefes

Una de las principales razones por las que las personas dejan un trabajo es debido a la existencia de un mal jefe. Si tu eres jefe y quieres conocer claves para no perder a tus mejores empleados te interesa leer esto.

Es claro que nunca sabremos exactamente como será trabajar para un jefe potencial hasta que estemos dentro de la organización. Pero es importante reunir la mayor cantidad de información para hacernos una idea lo mas cercana a la realidad posible.

No solo deberemos observar las «banderas rojas» o indicios de un mal jefe.  También debemos enfocarnos en observar aquellos indicios que nos marquen la existencia de un potencial buen jefe.

No darse cuenta de que alguien es un gran jefe es un error muy costoso, tal vez incluso más costoso que no darse cuenta de que alguien es un mal jefe. Los trabajos fabulosos, así como los grandes jefes, no son sencillos de encontrar.

A continuación os brindamos algunos consejos para saber diferenciar entre un buen y un mal jefe.

Debes saber lo que estas buscando

como detectar un mal jefe

El primer paso, previo a la entrevista, es pensar sobre que tipo de jefe esperas tener. Existen algunos puntos que necesariamente deberían considerarse:

¿Te encuentras buscando un jefe que se haga a un lado y te permita trabajar a tu modo?

¿Esperas a alguien que se involucre y pueda hacer un seguimiento de tus tareas?.

También seria de utilidad que visualices el tipo de relación que deseas tener y pienses entonces en la mayor cantidad de detalles que vengan a tu mente al respecto. Esto te dará algunos criterios contra los cuales evaluar a tu potencial jefe durante una entrevista.

Confía en tus instintos para detectar un mal jefe

confia en tus instintos

Es importante comprobar con uno mismo como se está sintiendo durante el proceso de entrevista. Enfocarnos ciegamente en conseguir el trabajo, en ocasiones, puede nublar nuestro juicio.

Después de cada entrevista o de cada etapa que debas atravesar para obtener el puesto, pregúntate: ¿Es este el trabajo que deseo? ¿Es este el jefe que deseo tener?

Observa que sensación te ha dejado ese potencial jefe, piensa si es alguien con quien podrías tener una discusión civilizada. Ten presente las pistas que van surgiendo al entrar en contacto con esta persona. ¿Cómo es su trato hacia ti y hacia el resto? ¿Cómo es la calidad de la información que te brinda? ¿Cómo te recibe al llegar y al retirarte? Con todos estos datos en mente permite que tu voz interior te brinde ayuda!

Haz preguntas pero hazlo con delicadeza

entrevista con potencial jefe

Puedes lograr tener una idea de tu jefe potencial efectuando preguntas durante la entrevista. En este caso se debe tener cuidado y evitar malas interpretaciones por parte de quien nos está entrevistando. Las preguntas directas no son la mejor opción: Cuéntame ¿Cuál es tu estilo de liderazgo?…probablemente la respuesta que obtengamos no sea la más honesta, ni nos de puntos para conseguir realmente ese empleo.

El mejor camino es preguntar haciendo uso de situaciones hipotéticas: ¿Cómo será un día de trabajo en este puesto? ¿De qué forma aprenderé las tareas que debo realizar?. Esto permitirá que quien entrevista se vea más involucrado y asimismo perciba el interés del entrevistado, logrando entonces una mayor apertura del potencial jefe para obtener mayor información.

Busca información adicional

búsqueda de info - detectando mal jefe

Un grave error es presentarte a una entrevista sin haber obtenido información previa respecto a la organización. No puede tomarse una decisión con los ojos cerrados. Es importante reunir tanta información como sea posible. De esta manera, también será más sencillo entrar en «conexión» con nuestro potencial jefe al mostrarnos «sumergidos» en la empresa.

Ya sea mediante Google o tu buscador preferido, haz una búsqueda de tu potencial empleador. Chequea si es posible el perfil on-line de tu «futuro jefe». Los perfiles de Linkedin pueden darte datos sobre sus intereses. Si te es posible, contacta personas que hayan trabajado antes en esta organización y consulta sobre los motivos de su partida. Te sorprenderás de lo dispuestas que pueden estar las personas a responder preguntas referentes a sus empleos previos y compartir sus experiencias.

Ten presente entonces este consejo y no dejes para el día previo a la entrevista la búsqueda de esta información tan valiosa! Si deseas algunos tips para no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy deberías hacer click aquí

Conoce a tus futuros colegas

detectando un mal jefe

Quizás la mejor opción para detectar un mal jefe sea pedir conocer a algunos de tus futuros colegas. Si esto es posible, habla con las personas que trabajan para tu potencial jefe, pregúntales que tal se sienten al trabajar con él/ella, consulta tanto sobre lo que disfrutan así como lo que encuentran desafiante.

De todas maneras, recuerda siempre ser moderado, quizás no puedan responderte tan ampliamente como quisieran.. en el fondo ellos están ya trabajando allí y tal vez se sientan necesitados de mantener esa fuente de ingresos.

Finalmente, después que te ofrezcan la posición, solicita pasar medio día dentro de la organización y con tu futuro equipo. Quien te contrata seguramente lo vea como un signo de compromiso y tu tendrás la oportunidad de tener una visión más clara para detectar si tu potencial jefe pude designarse como un buen o un mal jefe.

Inspira y Avanza te recomienda

imagina a tu jefe en el futuro

Una herramienta poderosa para decidir respecto si aceptar o no una posición, una vez que has considerado todos los consejos enumerados anteriormente, es recrear en tu imaginación un escenario futuro.

Cierra los ojos e imagínate dentro de 2 años trabajando en ese lugar, con ese jefe al que has conocido recientemente. ¿Como te ves allí? ¿Que emociones refleja tu rostro? ¿Cómo te sientes respecto a tu jefe, a tu entorno de trabajo?

Deja por un momento que toda esa información que guarda tu inconsciente llegue a ti, no juzgues, simplemente escucha y permanece atento a lo que tu mente inconsciente tiene para decirte, seguramente será información valiosa para apoyarte en tu decisión.

Equipo – Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
______________________________________________________________________________________________

Basado en texto de: https://hbr.org

Imágenes cortesía de: www.emprenomic.com, www.lideresestrategicos.com, www.freepik.es