El ritmo de vida actual es mucho más acelerado que el de épocas anteriores, esto agobia a muchos e inclusive disminuye de manera significativa su calidad de vida… sin embargo, nos ha hecho valorar más nuestro tiempo. Una de las consecuencias de la velocidad con la que llevamos nuestro día a día es la creciente popularidad de peticiones de soluciones rápidas y milagrosas que prometan resolver en un abrir y cerrar de ojos cada uno de nuestros problemas, que aseguren que en diez minutos -o menos- y en un solo día pueden aliviar todas nuestras preocupaciones.

Si haces un poco de memoria, o pruebas con palabras clave en tu buscador web preferido, notarás la inmensa cantidad de rutinas de ejercicios relámpago, dietas milagrosas e incluso de meditaciones fugaces (porque ni siquiera la meditación, cuya característica fundamental es el encuentro con uno mismo en un estado de quietud y paz interna, se ha salvado de este fenómeno).

Intentando que el tiempo rinda

Sin embargo, a pesar de las promesas de los titulares, con estas ofertas engañosas suelen suceder dos cosas:

  • No dan resultados o incluso pueden llegar a ser nocivas.
  • Funcionan, pero para poder apreciar sus efectos tenemos que invertir mucho más tiempo del que nos hicieron creer.

En la vida hay pocas soluciones mágicas a nuestros problemas, por lo que rara vez debemos hacer solo una acción puntual. Si no te dejas llevar a la primera e investigas un poco, será fácil que te des cuenta de que aunque no tengas que invertir horas y horas de tu día, sí necesitas ciertos períodos de tiempo para obtener resultados y mantenerlos.

Entonces, ¿debo conformarme?

¡No! La idea no es desilusionarte ni mucho menos que te resignes a una vida que sea menos maravillosa de lo que deseas. Al contrario, hay muchas formas en las que puedes mejorar tu vida en muy poco tiempo siempre y cuando desarrolles dos capacidades fundamentales: disciplina y constancia.

Puede sonar desalentador, pero para el éxito en cualquier ámbito no hay atajos… lo que hay son un montón de alternativas entre las cuales puedes decidir.

¿Aún no te animas? Te doy una buena noticia adicional: hay algunas acciones que sólo requieren aproximadamente diez minutos y otras que no te quitarán nada de tiempo, que solo consisten en que cambies la manera en que haces ciertas cosas, en que adquieras nuevos hábitos o simplemente que te dediques algo de tiempo a ti.

4 elementos clave para aprovechar esos diez minutos (¡o menos!)

  • Valora tu tiempo.

Piensa cuánto tiempo pasas intentando recordar qué era lo que tenías que hacer, dónde dejaste las llaves o qué camisa ponerte. Hábitos como llevar una agenda, priorizar tus tareas y mantener los lugares donde te desenvuelves ordenados te ayudarán a enfocarte y a optimizar uno de tus recursos más valiosos: tu tiempo.

Otro hábito que puedes implementar es el de despertarte temprano. La quietud de la mañana facilita que puedas concentrarte en tus proyectos y aumentes tu productividad. Sin olvidar que es muy beneficioso para tu cuerpo (puesto que respetas los ritmos circadianos y esto favorece que tengas un sueño reparador) y te brinda tiempo extra para preparar una comida saludable e ir al trabajo con mayor tranquilidad.

Diez minutos

  • Date el permiso de hacer un alto.

Dejar de lado por unos minutos tus obligaciones no es una pérdida de tiempo, al contrario, tomarte unos minutos para reflexionar sobre los acontecimientos del día y traer a tu mente todos aquellos logros que has alcanzado es un hábito enriquecedor.

Adoptar esta rutina puede ayudarte a disminuir el estrés en momentos puntuales y a detectar las acciones que te permiten lograr tus metas y las que te alejan de ellas. Por otro lado, tener presentes los éxitos personales brinda una sensación de logro que te acompaña durante el resto del día, por lo que influye en tu bienestar.

Diez minutos

  • Cultiva tus relaciones interpersonales.

¿Sabes cuánto tiempo necesitas para saludar, despedirte, dar las gracias o simplemente sonreír? Segundos. Estos actos casi fugaces generan una buena impresión en los demás y te ayudan a establecer y consolidar relaciones, además construir y disfrutar de una buena red de apoyo social es invaluable cuando se trata de salud física y mental.

Seguro que habrás escuchado que una sonrisa o una palabra amable pueden cambiar el día y quizás pienses que se trata simplemente de una creencia popular. Sin embargo, estudios científicos han llegado a la conclusión de que cosas que en principio pueden parecer tan sencillas como sonreír tienen maravillosos beneficios para el cuerpo. Esto se debe a que éste libera endorfinas, reduce la cantidad de cortisol y relaja los músculos, lo cual se traduce en una disminución del estrés y un aumento del bienestar.

diez minutos

De manera similar, el hábito de agradecer puede brindarte numerosas ganancias. No tienes que mentir ni esperar a que suceda algo grandioso para hacerlo, puedes comenzar con las pequeñas cosas o aquellas que a veces das por sentado (como la comida que sirves en tu mesa, tu salud o tus seres queridos).

Diez minutos

  • Cuídate.

Si algo importa en tu vida, eres tú mismo. De nada valdrá que te esfuerces de más en cada una de tus actividades o que sigas todos los consejos que hay en la web si no gozas de buena salud.

Excelentes opciones para cuidar tu cuerpo son realizar visitas periódicas al médico, comer de manera saludable, hacer ejercicio de manera regular y respetar tus horarios de descanso. Estas alternativas te permitirán sentirte más sano, motivado y con una mayor claridad mental, lo que a su vez favorece que obtengas un extraordinario desempeño en tus actividades del día a día.

Y tú, ¿en qué vas a invertir tu tiempo?

No quiero perder la oportunidad de ofrecerte dos alternativas que he creado justo pensando en el valor de tu tiempo: La primera es que te unas a mi grupo de Facebook «Hablemos de Felicidad«, donde podrás ver contenido inspirador en tu feed sin necesidad de tener que hacer una búsqueda, además en ese mismo grupo hay varias personas dedicadas al desarrollo personal que estoy seguro que te encantarán y yo mismo he puesto en marcha una dinámica en la que cada martes y jueves llamo a una persona que así lo quiera y conversamos unos veinte minutos sobre lo que ella necesite… ¡totalmente gratis!

La segunda alternativa es ideal para aquellos que se encuentran particularmente preocupados por el dinero. Si el tiempo se te va buscando más trabajo o cómo rendir tus ganancias, échale un vistazo a mi otra página, Freenancial Exposed, un proyecto donde estoy generando ingresos pasivos y enseñando a otros a lograrlo… te invito a que compartamos este camino y alcancemos juntos la libertad financiera.
Diez minutos

 

Equipo – Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
______________________________________________________________________________________________
Basado en texto de: http://www.businessinsider.com/what-successful-people-do-in-the-last-few-minutes-of-the-workday-2016-11/#-1 y https://www.entrepreneur.com/article/284473 Imágenes cortesía de: https://www.youworkforthem.com/photo/157830/two-sportswomen-in-park-smiling-and-looking-at-watch, http://www.bpraxis.cl, http://combiboilersleeds.com, http://www.abelladesarrollos.com/, https://www.pinterest.com, http://www.huffingtonpost.com y http://ayuda-psicologica-en-linea.blogspot.com