¿Te pasa que llevas mucho tiempo especialmente cansado o cansada, como si un cansancio crónico se hubiera apoderado de tu cuerpo?

¿Dirías que llevas una vida activa pero que lo que sientes por dentro es excesivo incluso para ese ritmo de vida? O peor aún, ¿tal vez estás en una etapa no especialmente activa y sin embargo tienes más cansancio y menos fuerzas que incluso en momentos donde la vida te estaba exigiendo más? Pues este post es para ti.

Hoy justo comentaba con un amigo esta situación. Ese cansancio que, casi de puntillas, se apodera a veces de nosotros en determinados momentos de nuestra vida y no nos deja vivir como nos gustaría. Más bien lo más que nos deja es «arrastrarnos» por la vida.

No estoy hablando de Cansancio Crónico desde un punto de vista médico.

cansancio cronico de hombre

Por supuesto que en este blog no verás referencias a la medicina, pues no somos expertos en eso. Por tanto, si hay algo en tu cuerpo, en tus analíticas, en el diagnóstico médico, que te dice que es bastante normal sufrirlo, puedes pasar a otra entrada que tenga más que ver contigo. Pero yo me estoy refiriendo a ese cansancio que cuando vas al médico te dice: «pues las analíticas dicen que usted está perfecto». Y tu te quedas con esa cara de: «¿y entonces que me está pasando?»

No es lo que hagas, es lo que pienses.

Ese agotamiento no lo provoca el cuerpo, lo provoca la mente. Y aunque uno pudiera pensar que con baja actividad del cuerpo la mente se queda mas tranquila, nada que ver. Hay una dependencia muy grande entre la idea que tiene tu mente de lo idónea de la situación que vives frente a lo que ella supone que deberías estar viviendo, y al energía que se desgasta en darle vueltas y más vueltas a la cabeza.

Con esas vueltas, pues desgaste de energía por la tensión interna, casi imperceptible, que provoca. Desgaste porque los pensamientos llevan a veces a reproches a uno mismo y también a una sensación de fracaso o tristeza que el cuerpo lo interpreta como tal. Y si la mente dice «estoy triste» el cuerpo dice… «lo que usted diga» y genera los químicos que conectan con esa orden.

Con Cansancio Crónico date cuenta que parar no es descansar.

Porque parar no es parar la mente. Si me paro y eso me lleva a darle aún mas vueltas a la cabeza, vas en sentido opuesto a lo que querrías conseguir. De hecho, muchas veces que estamos activos, haciendo alguna cosa que es relativamente cómoda y repetitiva, o que necesita toda nuestra atención; son las situaciones donde la mente la sentimos bajar sus revoluciones y descansar. Es en ese momento donde podemos recargar nuestra energía.

Algunas sugerencias.

mujer feliz y segura

Si quieres librarte de ese cansancio crónico, o que no llegue a apoderarse de ti, te recomiendo algunas cosas (aunque muchas veces no somos consciente de que nos llega, al menos podemos ver una línea de actuación cuando lo tenemos para salir de él).

  1. Trata de alimentarte adecuadamente. Antes de buscar excitantes, busca una alimentación que nutra tu cuerpo de manera sana y equilibrada.
  2. Aunque parezca obvio. Duerme. Revisa el tiempo que dedicas a dormir y busca un sueño abundante y de calidad. No es la única solución, pero sin esta las otras tampoco terminarán funcionando.
  3. Busca actividades sencillas y agradables que te permitan entretener tu mente sin exigirla mucho, pero no permitiéndola pensar en otra cosa.
  4. Medita, haz hipnosis o autohipnosis que te permita liberar la tensión en determinados momentos del día.
  5. Dedícate un tiempo a observar las expectativas que has generado sobre tu vida, tu situación, etc. Y trata de desgranar aquellas que te tienen demasiado exigido, aquellas que tu mente reclama sin parar. Reajusta según la realidad las expectativas, el plan de acción, el tiempo requerido para conseguirlo….

Si todo eso falla…

Me hizo mucha gracia una película, creo que era de la saga «Arma Letal» donde el jefe de policia decía «Desde que he aprendido a decir «me importa una mierda» mi úlcera está como nueva y vivo mucho mejor». Es importante que no le demos tanta importancia a lo que vivimos a veces. En ocasiones, decir, «me importa esto un pimiento, no pienso dedicarle un minuto más y que pase lo que tenga que pasar» nos puede ahorrar unas sesiones de psicólogo. Pero si no lo consigues resolver, recuerda que, antes de necesitar un psicólogo, el coaching te puede encaminar y ayudar. 😉

 

Feliz día.

Luis Gil – Inspira y Avanza.

______________________________________________________________________________________________
Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com
Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
______________________________________________________________________________________________
Imágenes de sanasana.com, http://cde.peru21.pe/,http://cdn5.upsocl.com/

Zundu.es