Ayer tuve una anécdota interesante donde, en un comentario en las redes sociales en las que de entrada se mostraba espiritualidad y lo que otras veces aquí hemos denominado ALMA, pero tras una apreciación mía, despertó el EGO mas puro, generando una actitud defensiva y justo en la línea contraria de lo que quería transmitir inicialmente esa entrada.

También en esta semana estuve comentando con un grupo de personas sobre una mujer que se dedica al desarrollo personal, utilizando la espiritualidad y sus preceptos (con los que yo estoy plenamente de acuerdo y los siento como profundos, universales, y capaz de generar una verdadera armonía), pero el problema es que todas las personas me decían «es que te trata como si ella conociera la verdad y tu fueras un inútil que no sabe de que va esto». Es decir, hablaba de espiritualidad pero totalmente absorbida por el EGO.

Esto es algo que NOS ocurre en este momento vital a muchas personas (y pongo NOS porque a mí también en muchas ocasiones que me doy cuenta.. y posiblemente en otras que no). Hay una corriente de espiritualidad que muchas veces se quiere utilizar como una Herramienta de diferenciación, como un «yo sé lo que hago y tú no», «yo soy espiritual y tú no» y, siento decirlo pero ESO ES LO MENOS ESPIRITUAL QUE HAY. ES PURO EGO.

Hay que tener en cuenta algo fundamental: LA ESPIRITUALIDAD NO ES EXIBICIONISTA, y por supuesto no busca ser competitiva ni estar por encima de nadie, porque como dijimos, para el ALMA no hay escalas, al ser todo una conexión de todo lo existente. No se trata de como te vistes, ni de qué comes, ni de cuanto meditas… se trata de quién eres y como vives desde tu interior ese concepto de ALMA y unicidad. Y no hay categorías ni niveles, todos SOMOS espirituales, aunque tal vez no todos estamos en un momento de desarrollar esa espiritualidad…. y es normal y respetable.

Hay gurús, pseudo gurús, y gente que odia todo lo que tiene que ver con ellos porque en el fondo querría ser uno de ellos. Nos son mas que etiquetas. No somos perfectos, tenemos ego, envidia, avaricia… y todo lo demás. Y si no sabemos reconocerlo, si no aceptamos nuestra SOMBRA, jamás nos libraremos de la tiranía del EGO.

El otro día un amigo me decía que yo no podía estar triste ni cabreado porque yo vendía felicidad. Yo le dije que es como pedirle a un carnicero que no comiera jamás, nunca, nada de verdura… en el equilibrio y la normalidad, en ser humanos con todo lo que eso conlleva y aceptarlo, y crecer desde ahí…. ahí humildemente creo que encuentra la pequeña grieta que nos liberará del ego… y de su engaño de la falsa espiritualidad.

Que tengas un gran día.

Luis Gil – Inspira y Avanza.

____________________________________________________________________________
Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com
Mejora Personal y Profesional. Excelencia vital. Mentoring Empresarial.

_____________________________________________________________________________

Imagen de Luis Gil –  mantenlosimpleblog.files.wordpress.com