Hoy en día es muy común hablar de emprendimiento. Es emocionante escuchar las historias de éxito e imaginar la posibilidad de desarrollarnos profesionalmente a la vez que ganamos montones de dinero.

Sin embargo, es importante considerar que a pesar de que el éxito es posible, también hay casos de fracasos estrepitosos a la hora de emprender. Estudios señalan que el 80% de los emprendimientos fracasa antes de los cinco años. Cada uno de estos fracasos conlleva pérdidas de tiempo, dinero y puestos de trabajo; además, los emprendedores que sienten que han fallado pueden experimentar problemas de autoestima y emociones desagradables como rabia, tristeza o frustración, entre muchas otras.

Tener presente esos fracasos –y sus causas- es un recurso valioso a la hora de tomar la decisión de emprender. Debido a esto, hemos recopilado los errores más comunes para que puedas prevenirlos (o corregirlos) a tiempo y tengas una historia de emprendimiento exitoso.

1. Pensar de manera inadecuada.

Emprendimiento significa tomar acciones distintas

 

Si quieres obtener resultados diferentes a la mayoría, tienes que actuar (y pensar) de manera distinta. Las personas que han tenido emprendimientos exitosos suelen coincidir en que se encuentran centrados en el futuro, cuentan con la capacidad y conocimiento para tomar riesgos, les agradan los desafíos y sienten pasión por lo que hacen. Además, llevan sus planes a la acción, desarrollan conocimientos específicos, consideran que ni pobreza ni riqueza son sinónimos de maldad y reinterpretan al egoísmo, quitándole la connotación negativa y apreciándolo como una virtud.

2. Quedarte estancado en la búsqueda de la perfección.

Si bien es comprensible que desees que todo en tu emprendimiento esté lo mejor posible, la perfección es solamente un ideal. Adoptar una actitud obstinada en la que decidas no avanzar hasta que todo esté perfecto puede que muy pronto haga que la competencia pase delante de ti, mientras tú te mantienes estancado, perdiendo recursos y oportunidades.

3. Gastar de más.

A la hora de emprender, no gastes más de lo que ganas.

Una vez que han comenzado las ganancias, es tentador empezar a adquirir todas esas cosas que siempre has soñado. No obstante, es recomendable evitar los gastos innecesarios.

Caer en el despilfarro puede poner en peligro tu emprendimiento. Es importante que tu negocio te brinde satisfacciones y traiga mejoras a tu calidad de vida, pero a la hora de gastar debes saber diferenciar lo necesario de lo prescindible y tener en cuenta que tus gastos deben ser siempre menores a tus ingresos.

4. Perder de vista la realidad.

El emprendedor vive en la realidad

Pensar en grande no es sinónimo de desconectarse de la realidad. Tener un negocio exitoso requiere una suma considerable de tiempo y esfuerzo que debe, necesariamente, estar ajustado al contexto en el cual te encuentras.

Es importante que elabores también una planificación para tu emprendimiento. En líneas generales, en ella debes incluir información sobre el pasado, presente y proyección a futuro de tu negocio, esto te permitirá apreciar tus fallos, avances y trazar el camino a seguir.

5. No tener una actitud crítica.

Si bien es sumamente nutritivo aprender de otros, de sus historias y de los elementos que les funcionaron para alcanzar el éxito, poner en práctica ciegamente todo lo que te dicen puede hacerte incurrir en graves errores.

A la hora de utilizar lo que has aprendido, ten en cuenta el contexto de esa persona y el tuyo. Asumir una actitud crítica a la hora de ejecutar acciones te permitirá ajustarlas a tu realidad, sacarles el mayor provecho a cada uno de los consejos que te han dado y lograr un desempeño óptimo.

6. Acumular deudas.

A la hora de realizar un emprendimiento cuida tus deudas

De manera similar a los gastos innecesarios, las deudas son algo de lo que debes tratar de prescindir en la medida de tus posibilidades. Si bien los créditos brindan beneficios y pueden ser útiles en muchas ocasiones, debes mantenerte atento a que las deudas que contraigas se traduzcan en beneficios para tu emprendimiento y no se conviertan en una fuga de capital.

7. No tener visión a largo plazo para tu emprendimiento.

La visión a futuro es fundamental para tu emprendimiento

Anteriormente te mencionábamos el valor de la planificación. Es importante que cuando planees tus proyectos no te quedes sólo con el futuro inmediato, y tengas previsto cuál es el siguiente paso una vez que alcances tus primeras metas.

Una planificación adecuada toma en cuenta el camino recorrido, el momento actual, y a dónde quieres llegar en el  futuro, así como los recursos necesarios para lograrlo, potenciales obstáculos, y alternativas para sortearlos.

8. Relacionarse con personas inapropiadas.

Las personas exitosas no invierten sólo dinero, invierten su tiempo. En consecuencia, es importante que cuides tus relaciones y cultives aquellas que te nutren e impulsan al éxito.

Es vital que creas en ti y en tus sueños. Sin embargo, es importante también que las personas que te rodean te alienten a que los persigas y alcances, que te recuerden todo lo que puedes lograr y te den ánimo en esos momentos en los que la convicción puede tambalearse.

9. No delegar.

Emprender requiere que te rodees con las personas adecuadas

Independientemente de que conozcas muy bien tu negocio y tengas las habilidades que se requieren para hacer un centenar de cosas, abarcar demasiadas tareas al mismo tiempo solo te hará ineficiente.

Apoyarte en otros te ayudará a construir relaciones provechosas y te permitirá sumar a tu equipo talentos adicionales, personas cuyos puntos fuertes son diferentes a los tuyos. Además, el delegar responsabilidades conlleva un beneficio adicional, te permite transmitirle al otro tu confianza y fortalecer la construcción de un equipo con una meta en común (el éxito).

10. No desarrollar un sentido de la oportunidad.

La combinación de tiempo y lugar es clave a la hora de impulsar y desarrollar tu emprendimiento. Si bien es importante la planificación y la reflexión a la hora de tomar decisiones, también es cierto que hay momentos en los que debes ser flexible y tomar decisiones que no tenías previstas para aprovechar alguna situación.

No dejes pasar las oportunidades, confía en ti, en tus habilidades y aprende a tomar riesgos.

11. No creer en ti.

A la hora de emprender debes creer en ti

Si no confías en ti mismo, ¿cómo esperas que lo hagan los demás? Confía en tus conocimientos, habilidades y corazonadas, ten presentes los logros que has alcanzado en el pasado (esos que debías incluir en la planificación).

Independientemente de si vendes un producto o servicio, tanto las personas que trabajan para ti como aquellas que invierten o gastan dinero en tu emprendimiento te han dado un voto de confianza. ¡Regálatelo tú también!

Equipo – Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Basado en textos de: https://www.entrepreneur.com/article/279686, http://www.huffingtonpost.com/entry/is-entrepreneurship-dead-3-mistakes-in-modern-business_us_57a79f5ae4b034b258953ded y http://www.elmundo.com.ve/firmas/daniel-velasquez/el-fracaso-de-los–emprendimientos-es-alarmante-en.aspx
Imágenes cortesía de: http://socialimpulse.net/en/dare-to-be-an-entrepreneur-infographic/, http://blog.emprendelandia.es/crowdfunding-financiacion-alternativa-empresas/, https://maximopotencial.com/el-verdadero-emprendedor-es-un-hacedor-no-un-soador-nolan-bushnell/, http://mundoadministrativo.net/las-cuatro-claves-salir-las-deudas-navidenas/, https://www.emaze.com/@AOTFWTTF/Adm.-Estrat%C3%A9gica, http://www.vipnetworth.com/leonardo-dicaprio-net-worth-and-assets/, https://www.mapconsulting.com/blog/adopt-a-teamwork-mindset y https://mobile.twitter.com/FauraFM_/status/705528766341193728/photo/1