Cuando hablamos de meditación hacemos referencia a diversos tipos de prácticas que tienen varios elementos en común: aquietan la mente, promueven el silencio (interno y externo), implican una actitud contemplativa e inducen estados de relajación y bienestar. Como verás, no existe una definición única para esta actividad, ni se encuentra reservada para personas de determinado sexo, religión, edad o tendencia política… todos podemos meditar y obtener los maravillosos beneficios de esta práctica.

Cuando comenzamos a meditar ponemos a prueba nuestra paciencia, constancia, puede que nos aburramos (incluso recuerdo que alguna vez me quedé dormido) o que en momentos nos veamos inundados de pensamientos que impiden el alcance del tan anhelado silencio interno. También es común que busquemos maestros, música o técnicas complicadísimas que aseguren el éxito de nuestra meditación… pero con el tiempo podrás darte cuenta de que nada de eso es realmente necesario. 

En mi caso, comencé a meditar hace ya varios años y puedo decirte que, en mi experiencia, se trata de un estado de concentración en el que te sientes pleno e integrado al momento presente… las tensiones y el ruido propio de la rutina diaria se disuelven en una especie de estado ampliado de consciencia donde la posición en la que estés, la música que hayas seleccionado o el problema que te preocupaba minutos atrás desaparece y experimentas un bienestar indescriptible, producto de la sensación de ser parte de algo tan grande que no puede ser definido con palabras.

¿Por qué meditar?

Meditar conlleva múltiples beneficios

La meditación tiene múltiples beneficios, algunos de los cuales son realmente sorprendentes. Entre ellos, te puedo mencionar:

  • Disminuye los niveles de ansiedad.
  • Combate la depresión.
  • Disminuye todos los dolores que se encuentren relacionados a la tensión corporal.
  • Promueve sensaciones de bienestar (gracias, en parte, a que aumenta la producción de serotonina).
  • Favorece tu sistema inmune, volviéndote más resistente a virus y enfermedades (y acortando el tiempo de recuperación).
  • Aumenta la creatividad, ayudando a que encuentres soluciones novedosas a las dificultades que atravieses.
  • Favorece funciones cerebrales superiores, como la memoria y la concentración.
  • Enlentece el proceso de envejecimiento.

En mi experiencia, además de todos los beneficios anteriores, he podido notar que la práctica regular de la meditación ha beneficiado mi vida personal y laboral: me siento más sereno, abordo los problemas de una forma diferente, soy más asertivo y he logrado incrementar la productividad de mi negocio. Por eso, puedo decirte con total confianza: la meditación es una de las mejores inversiones que puedes realizar en ti.

¿Cómo practicar la meditación?

Meditar es sencillo y no requieres nada complicado

Si has decidido comenzar a meditar y aprovechar las ventajas que esta práctica puede traerte, te tengo una buena noticia adicional: es muy fácil hacerlo.

Si bien es cierto que al principio requiere constancia y disciplina, en poco tiempo notarás cómo llegas a un estado meditativo con mayor facilidad y cómo tu vida y tu forma de pensar comienzan a cambiar poco a poco. Para empezar puedes buscar cursos, libros o instructores que te ayuden a alcanzar un estado contemplativo; de hecho, puedes hacer uso de un audio que grabé para guiarte a través de una meditación que diseñé específicamente para disminuir el estrés haciendo click aquí.

Otra opción es que simplemente busques un lugar tranquilo y reserves para ti unos veinte minutos en los que nada ni nadie te vaya a importunar. Cuando llegue el momento viste ropa cómoda, preferiblemente de colores claros, y adopta una postura confortable, libre de tensiones, en la que te sea fácil mantenerte durante el tiempo que dure tu meditación (para comenzar, no recomiendo que sea acostado porque facilita que te quedes dormido); puedes utilizar también el audio de una meditación guiada, música relajante o simplemente cerrar los ojos y mantenerte en silencio… es probable que muchos pensamientos vengan a ti, simplemente obsérvalos y déjalos ir tal cual llegaron, con el tiempo serán menos y cada vez más breves, con lo cual podrás llegar más rápido a ese estado de paz interior.

Así de sencillo: para meditar solo necesitas la disposición para hacerlo. Por eso, la clave es precisamente darte el permiso de entregarte y disfrutar el momento.

¿Cómo incluir la meditación en la rutina diaria?

Aquieta tu mente, medita

Un comentario que escucho frecuentemente es que las personas toman la decisión de meditar de manera regular y en poco tiempo abandonan la práctica por motivos familiares, laborales, falta de tiempo o simple descuido. Sin embargo, a pesar de que incluso una única y breve meditación conlleva beneficios, son la disciplina y la constancia en la práctica las que nos traen todas las ventajas que hemos mencionado anteriormente.

Un buen amigo me dijo una vez: “No se trata de tener tiempo para meditar, se trata del lugar que ocupa la meditación en tu lista de prioridades”, y con el tiempo me he dado cuenta de que tiene razón, le dedicamos mucho tiempo a revisar nuestras redes sociales, a ver televisión o incluso a estar ensimismados pensando en problemas que solo nos traen malestar, pero nos cuesta regalarnos unos breves minutos a nosotros mismos.

Si quieres incluir la meditación en tu rutina, lo primero que debes hacer es analizar cómo es un día normal para ti y en qué momento puedes tener el espacio para meditar. Por lo general, un momento ideal es en la quietud de las mañanas, antes de irnos a trabajar y cuando todos en casa duermen, gracias a lo cual podemos contar con un lapso de tiempo íntimo para nosotros; después de nuestra meditación, contaremos con energías recargadas y una actitud diferente y más positiva para comenzar nuestro día.

Otra opción que empleo en ocasiones es meditar antes de ir a dormir. Con esto, suelto las tensiones que he acumulado en el día, me relajo, hallo soluciones tentativas a los problemas y puedo irme a la cama en un estado de serenidad que me ayuda a conciliar el sueño fácilmente y hace que este sea aún más tranquilo y reparador de lo usual.

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Imágenes cortesía de: http://www.zerlab.com/notas/3716/meditacion-salto-a-tu-yo-positivo/ , http://chocobuda.com/2015/07/27/meditacion-dibujo-storytelling-post-invitado/, http://ejemplosde.info/como-meditar-en-casa/ y http://www.feelbycolmedica.com/meditar-una-disciplina-que-contribuye-con-tu-felicidad/