Muchos de nosotros hemos estado ante un problema y sin ninguna idea que acuda a nuestra mente a ayudarnos, también es común pensar en varias alternativas pero que ninguna parezca demasiado útil ni espectacular, puede que en ocasiones incluso nos hayamos sentido atrapados en el promedio… resolviendo contingencias pero sin resaltar. Si te sientes identificado con alguna de estas situaciones, este artículo es ideal para ti, en las líneas que siguen te enseñaré un método que he llamado «La Técnica de la Abeja», donde combino el uso del pensamiento convergente y divergente para ayudarte a alcanzar tu máximo potencial.

Lo que te cuento a continuación ya apareció en este artículo que escribí en mi otro proyecto online (en inglés): «Mastering Divergent Thinking: The BEE technique«. ¡Te invito a echarle un vistazo!

 

Saca lo mejor de tu pensamiento convergente y divergente usando la técnica de la abeja.

El pensamiento divergente.

Se trata del proceso que nos permite explorar muchas soluciones para lograr ideas creativas. Sin juicios, sin la necesidad de que sean 100% adecuadas, este tipo de pensamiento se basa en generar todas las alternativas que podamos.

Como imaginarás, para tener éxito en tu decisión necesitas más que un montón de ideas, requieres poder discriminar cuál de ellas es la mejor. Aquí es donde hace su aparición el pensamiento convergente, así que sigamos.

El pensamiento convergente.

El pensamiento convergente es aquel que te permite hallar la respuesta «correcta» a esas preguntas que no requieren demasiada creatividad. Es la habilidad que te permite filtrar todas aquellas ideas creativas que tuviste gracias al pensamiento divergente.

La Técnica de la Abeja.

La Técnica de la Abeja es un método que he desarrollado para avanzar cuando nos sentimos atascados luego de un punto, cuando necesitamos hallar una idea creativa e innovadora y para elegir una alternativa entre un montón de posibilidades.

«Tal como las abejas recogen el polen, los seres humanos recolectamos las ideas y pensamientos que se hallan esparcidos como las flores en el país. Luego de la recolección, pasamos a una fase de procesamiento que nos permite extraer «la miel» de las mejores ideas». -Luis Gil.

Guía para usar la Técnica de la Abeja.

a) Elige «tu identidad».

Puede que sea extraño, pero es un paso fundamental en mi técnica. Si quieres enfrentar una situación de manera novedosa y adecuada es necesario que encuentres una identidad que te permita hacerlo… que halles una posición interna desde dónde analizar las circunstancias y elegir la mejor decisión para ti.

Para crear tu identidad, puedes crear el perfil de tu mejor «yo» basándote en tus respuestas a estas preguntas:

  • ¿Cuáles de tus talentos te podrían ayudar en esta situación?
  • ¿Cómo sería una persona que pudiera resolver el problema que enfrentas de manera sencilla?
  • ¿Has enfrentado circunstancias similares en el pasado? Si es así, ¿cómo era tu comportamiento en aquel entonces?

b) Genera todas las soluciones que puedas.

A partir del perfil que has creado en el paso anterior, vas a crear alternativas que te permitan resolver tu problema. En este punto no debes descartar ninguna posibilidad, tan solo debes esforzarte por tener tantas ideas como puedas, incluso presionándote un poco cuando pienses que ya has terminado.

c) Reduce todas las posibilidades hasta que quede la mejor.

Para filtrar la gran cantidad de ideas que has generado tienes que comenzar por descartar aquellas que claramente no sean tan buenas como las otras o resulten inadecuadas para la situación. Posteriormente, debes dejar solo tres, para lo cual te sugiero que realices una tabla como esta:

 

Jerarquiza tus ideas y aplica la técnica de la abeja.

 

En esa tabla podrás asignarle puntos a tus ideas. Tan solo tienes que elegir, que anotar cada idea y luego puntuarlas del 1 al 10, basándote en:

  • Qué tan fácil es de poner en práctica, siendo 1 lo más difícil y 10 lo más sencillo.
  • Cuáles son los costos implicados, considerando al 1 como lo más costoso y 10 como lo más económico (en términos de tiempo y/o dinero).
  • Qué tanto se acerca a la identidad o perfil que creaste, siendo 1 lo más lejano posible y 10 lo más cercano a cómo a ese «yo ideal» le gustaría hacer las cosas.

¡Y ahora solo debes sumar para seguir!

c) Descarta una idea más.

Para deshacerte de una alternativa más debes hacer un balance entre la mejor recompensa que pudieras obtener de cada idea y el peor escenario que podría ocurrir en el caso de elegir cada una. Deshazte de la opción menos competitiva en términos de recompensas versus el riesgo de fallar.

c) Una decisión más.

Ahora que tienes tan solo dos finalistas vas a elegir la alternativa ganadora usando un sencillo pero poderoso truco. Vas a tomar una moneda y luego le asignarás una de las ideas restantes a cada lado.

Ahora, ¡lanza la moneda! Pero, antes de ver el resultado, pregúntate cuál es el que realmente deseas. Como por arte de magia se despejarán tus dudas y tendrás tu idea ganadora, incluso si no es la que lógicamente hubieras elegido.

Reflexión final.

Parecería que luego de un montón de trabajo lógico secuencial todo ha terminado basándose en una intuición. Puede que sí, pero en la mayoría de los casos nuestra sabiduría interna tiene la razón y, de hecho, llegamos a esa parte final gracias al uso de la lógica… así que ambas alternativas eran aceptables y tan solo necesitabas de un pequeño empujón que te permitiera hacer la elección definitiva y alineada con quien realmente eres.

Espero pongas en práctica esta técnica y compartas conmigo tu experiencia, ¡espero leerte en los comentarios!

Luis Gil– Inspira y Avanza.

Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com

Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
____________________________________________________________________________________________
Basado en textos e imágenes de: https://freenancialexposed.com/divergent-thinking-bee-technique/