No te sientas raro si en tu vida hay fantasmas. Pocas personas podrán decir lo contrario, si se atrevieran a admitir la verdad sobre esa afirmación. Son esas «zonas oscuras» que han quedado en nuestro subconsciente y que, a pesar de nuestra maestría innata en ocultarlas a gran profundidad, en ocasiones toman el protagonismo de nuestras emociones y nos hacen tambalearnos.

El trabajo de cada uno, el propio instinto de supervivencia, suelen poner grandes barreras, muros de contención, que nos permitan respirar aliviados. Lo que ocurre es que nuestra mente consciente no puede frenar la capacidad de desborde del subconsciente, su maestría para abrir grietas y fluir entre las rocas, para mostrarse con violencia en el momento menos apropiado.

Es encomiable ese esfuerzo consciente, y además encierra una parte importante de sabiduría y reconocimiento, puesto que si te estás esforzando por dejarlo atrás, es señal de que decidiste reconocer la existencia de esos espectros de tu propia personalidad. Aunque quizá te cueste aceptarlo, yo TE FELICITO por ello, pues hay miles de personas encerradas, sobrepasadas, totalmente poseídas por sus fantasmas, cuyos mayores esfuerzos se centran precisamente en negar su existencia. Como a veces repito en este blog, mientras sigas negando, seguirás derrotado y sin posibilidad alguna de comenzar a reconquistar tu libertad.

Hay un camino profundo que recorrer para disipar esas presencias indeseadas, hay que reconocer, aceptar, querer, actuar, y ofrecer un mundo nuevo de alternativas a tu subconsciente, para que en esos momentos donde la puerta de esa habitación oscura comience a girar el pomo para abrirse, una  nueva y brillante se abra con más rapidez, con más intensidad, deslumbrando a la otra con mejores resultados para tu vida y, sobre todo, con una mejor representación de quién eres hoy y de qué eres capaz de ofrecer.

Te deseo que seas de aquellos que se levantan cada mañana saludando a los fantasmas, haciendo un rápido recuento. Te deseo también que seas uno de esos que decidieron tomar las riendas de su vida, entender la manera de convertirse en la persona que desean ser y, sobre todo, te deseo que cada mañana que hagas ese recuento necesites contar menos, porque alguno de esos fantasmas que solían acompañar tu existencia, se haya convertido sólo en un vago recuerdo y una profunda satisfacción interior.

Puedes vivir una vida mejor, nosotros te ayudamos: www.inspirayavanza.com
_______________________________________________________________

fotografia de es.paperblog.com