«El pensador» de Rodin…momento de reflexión

En una semana de descanso y lecturas todo desemboca en la reflexión. Parece que el conocimiento tiende a extender nuestra razón, pero yo creo que sobre todo libera la emoción. Conocer es conocerse también, ir de lo global a lo concreto. Por ir a lo simple, si aprendes las leyes físicas, pero no tratas de pensar como afecta al agua que calientas para ducharte, al frío que necesitas en casa en plena ola de calor, o a la manera de hacer los macarrones sin malgastar el gas o la electricidad; te quedaste en la superficie. Podrás ser ese amigo que lo sabe todo y que siempre tiene una respuesta en las reuniones de todos, podrás incluso ser tertuliano o conferenciante de prestigio, pero no estarás aprovechando aquello que dices conocer.

Aplicar el conocimiento es un ejercicio de concreción, y también de impresión en nuestros hábitos. La parte emocional es fundamental, es la que nos juzga los comportamientos, la que nos permite decir: «si esto lo aplico en mi vida, obtendré un beneficio» , la que nos da la voluntad para convertirlo en hábito, la que nos permite ser flexibles para lanzar fuera aquellas antiguas creencias que ahora desechamos o actualizamos. La parte emocional.

Estamos en la época de las redes, de la información, pero no tanto de la reflexión. Nos es más sencillo tomar los conocimientos, las opiniones, las posturas ajenas y hacerlas propias. Quizá por moda, quizá por interés, quizá porque hay una mayoría que nos empuja. Da igual que sea cierto o no, porque no lo ponemos en duda siquiera. Si nos interesa, lo asumimos y lo compartimos, lo diseminamos. Cuando nos enteramos que no era cierto…simplemente callamos. En el fondo, no lo habíamos asumido, simplemente lo tomamos prestado. No era una creación nuestra.

Conocer es el primer paso, pero queda en nada sin la reflexión propia. Establece nuevas conexiones neuronales, crea relaciones, cambia creencias, desecha lo falso, lo malo, lo poco ético…según tu criterio. No pretendo que seas como todos, ni siquiera que seas falsamente correcto, pero en el fondo, muy en el fondo, todos sabemos lo que está bien y lo que está mal…otra cosa es que nos interese o no reconocerlo.

Infórmate, REFLEXIONA, interioriza….ACTÚA…. CRECE

Puedes tener una vida mejor. www.inspirayavanza.com

fotografia de enviadoespecial.es

____________________________________