Los modelos de relaciones laborales están cambiando. Lo hacen por la inercia propia de una sociedad en evolución, pero quizá en estos momentos a un ritmo muy superior por la situación económica actual. Queramos o no, las reformas laborales están llevando a una menor protección del empleado frente a la empresa, lo que crea una mayor inestabilidad hacia la idea de un futuro garantizado; al menos de la manera que «históricamente» se ha entendido.
En esta situación, ¿qué hacer? Por supuesto que es totalmente respetable, y casi algo natural, reclamar y buscar que los daños y pérdidas de derechos adquiridos sean los mínimos, si esa es la voluntad de la persona; pero no me refería a esto. ¿Qué hacer ahora que los modelos laborales están cambiando?

Si quieres, puedes hacerlo. Está mas cerca de lo que crees.

Si la seguridad de futuro que antes daba una empresa frente al riesgo de emprender algo por cuenta propia cada vez son menores con la bajada de la indemnización y la posibilidad de tomar el control sobre horarios, sueldos, localización… despido objetivo de 20 días. Si de manera global los sueldos además se han reducido, y se seguirán reduciendo (con escasas pero notorias excepciones) por la coyuntura económica local e internacional. ¿Por qué no dar de una vez el paso y ser tu propio jefe?
Creo que sería bueno reflexionar en este momento si la intención de formar parte de una empresa no viene más de una creencia ya caduca y no de una situación realmente favorable. Si eres bueno en alguna actividad, las empresas se te rifarán por tenerte… podría ser, pero si eres bueno, ¿por qué no trabajar para más de una empresa y de la manera que tú quieras? ¿por qué no ser tu propia empresa?
Tengo la impresión de que el escenario laboral de las futuras generaciones va a ir más en la dirección de personas/empresas especialistas o pequeñas empresas que prestan servicios a otras de diverso tamaño. Y si todos aprendemos por imitación, ¿por qué no irles enseñando ya el camino? Creo que es el momento de trazar un plan, hacer una transición «tranquila» desde la posición actual hacia un futuro donde puedas decidir qué, con quién, para quién, durante cuánto tiempo…etc. Por supuesto, la transición tranquila si es que eres asalariado pero comienzas a ver el final de esa etapa (por propia iniciativa o con la «ayuda» de la empresa donde actualmente trabajas); porque si eres desempleado.. no hay absolutamente tiempo que perder, ni tampoco riesgos comparables a los de no tener empleo y sentir que no hay nadie que te quiera contratar.
Si confías en tí, contrátate tú mismo. Sé tu propio jefe. Es el futuro. Tu futuro.


fotografía obtenida de http://ocyr.meetingmas.com/