Vamos a darte unas pautas claras que puedan ayudarte a entender cómo puedes superar la ansiedad social.

¿De qué se trata?

Antes de nada, creo que sería interesante definir bien qué es la ansiedad social. De todas formas, en la era de internet, creo que todo el mundo puede rápidamente hacer una búsqueda, por ejemplo en la wikipedia, para ver una definición que pueda situarle en el contexto de lo que supone vivir con este trastorno de comportamiento. Ya que estás aquí, te adelantamos el trabajo, y puedes consultar su definición en este enlace: Definición de la Wikipedia del trastorno de ansiedad social.

Es frecuente denominar la «ansiedad social» como una ansiedad, es decir, con un menor impacto que una fobia, que es lo que realmente refleja lo que denominamos técnicamente «trastorno de ansiedad social» o TAS.

 

¿Desde que enfoque podemos abordarla?

De cualquier modo, para responder a esta reflexión sobre cómo superar la ansiedad social, necesitamos entender que, las situaciones en las que se da principalmente son éstas:

  • Hablar en público (99%).
  • Charla informal/reuniones (88%).
  • Acudir a fiestas (76%).
  • Mantener una conversación (64%).
  • Iniciar una conversación (60%).
  • Comer/beber en público (39%).
  • Escribir en público (31%).
  • Utilizar un lavabo público (8%).

Hay muchos enfoques, algunos más genéricos y otros más concretos y adaptados según el tipo concreto de situación dónde se pone de manifiesto la ansiedad social, pero desde mi enfoque profesional, basado en el coaching, y en herramientas de cambio personal con apoyo en la Hipnosis Eriksoniana y la Programación Neuro-Lingüística, debemos considerar lo siguiente:

Estamos dando la mejor versión de nosotros.

Sí, es posible que esas sensaciones son desagradables, te limitan, te hacen sentir muy mal y, además, potencian y reforzar la propia ansiedad para futuras situaciones, pero es una respuesta de nuestro subconsciente, y nuestro subconsciente siempre elige para nosotros la mejor solución de la que dispone ante un determinado evento. Es decir, es lo mejor que tu subconsciente puede realizar en ese preciso instante.

 

El trabajo consciente ayuda en la ansiedad social.

Mucho hay en este apartado desde la psicología clásica, podemos usar herramientas de terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, aunque es cómo tratar de cambiar la dirección de un vehículo desde fuera, parándolo, tratando de cambiarle la carretera, etc. Con el trabajo subconsciente entramos en el vehículo y tomamos el volante para ajustar el camino.

 

Trabajar con la parte o partes implicadas desde el subconsciente.

Una de las herramientas que más utilizo en este caso, es aprovechar un estado de hipnosis y trabajar con la integración de partes. Mediante esta herramienta, se establece una comunicación subconsciente con la parte que está realizando esa acción no deseada, en este caso las sensaciones de ansiedad, y buscamos adecuar la respuesta a una que sea mucho más aceptable por la persona en ese contexto de edad, madurez, etc.

Una vez que se da ese aprendizaje subconsciente, los cambios externos son rápidamente apreciables.

 

Trabajar con algún evento puntual desencadenante.

Si en el camino de ese trabajo de integración de partes descubrimos que hay eventos puntuales que han sido generadores de la reacción, o que desencadenaron la misma de manera inicial, debemos trabajarlo con un enfoque generativo para poder también añadirle nuevas alternativas a la situación que se dio en su momento (que ahora no es más que una memoria asociada a una emoción) para que, desde ahí como punto de partida, no sea necesario reproducir esa respuesta, puesto que no queda vinculada a ningún acontecimiento traumático por si mismo.

 

 

¿Qué puedo hacer mientras lo trabajo de esta manera?

Mientras tanto, te sugiero que, tú mismo, trates de entender las motivaciones, las intenciones, que esa parte de tu subconsciente tiene para generarte esa respuesta. ¿Quieres saber cómo puedes hacerlo? Es relativamente simple. Cuando estés en momentos cercanos a vivir las emociones de la ansiedad social pregúntate internamente ¿Cuál es el riesgo? ¿Qué me pide mi cuerpo que haga en este instante?… Podrás obtener muchas respuestas previas, y sobre todo la sensación de que estas escuchando a esa parte. Esto en muchos casos es suficiente para que haya una «tregua» de las sensaciones, hasta que las puedas trabajar siguiendo este enfoque.

 

Han sido muchas las personas con las que he podido trabajar esta línea de aprendizaje para resolver fobias y ansiedades, tal como la ansiedad social, y mi experiencia actual me dice que éste es uno de los enfoques más rápidos y de los que se obtienen mejores resultado.

 

Si necesitas ampliar algo más, tan sólo tienes que escribirnos a info@inspirayavanza.com 

 

_____________________________________________________________________________________________________________
Puedes tener la vida que deseas. Sabemos cómo guiarte: www.inspirayavanza.com
Desarrollo Personal y Profesional.  Mentoring Empresarial. Conferencias y Talleres transformadores.
_____________________________________________________________________________________________________________

Texto original de Luis Gil – Inspira y Avanza. Derechos reservados de autor.

<a href=»http://www.freepik.es/foto-gratis/hombre-preocupado_916489.htm»>Diseñado por Freepik</a>