Creo que todos conocemos la importancia del corazón. Todos hemos aprendido que es imposible vivir sin esa bomba que impulsa la sangre en su recorrido por todo nuestro cuerpo. Pero, por otro lado, también es cierto que siempre hemos vivido con expresiones como «mi cabeza dice…, pero mi corazón dice…»,   «fue algo que hice porque me salió del corazón…». Yo te digo ahora: ¿Y si no fueran frases hechas?  ¿Y si realmente nuestro corazón «pensara» y nos ayudara a tomar decisiones cada día?

Pues efectivamente, los últimos estudios parecen revelar eso que desde tiempos inmemoriales se ha asociado al corazón: la emoción, el valor. El «Institute of the HeartMath Research Center» publicó en 2001 un informe titulado «La ciencia del corazón. Explorando el papel del corazón en el desempeño humano». En este informe, se hablaba y desarrollaba el descubrimiento, unos años atrás, de que el corazón posee un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores. En pocas palabras, un pequeñísimo cerebro propio que no sólo se encarga de regular sus funciones propias, sino que se comunica con el cerebro y puede influir en nuestras emociones globales.

Hago un paréntesis aquí para aquellos que piensan «con el estómago» más que con el corazón, tampoco deben sorprenderse, en el estómago también se encuentran aún mayor número de neuronas que en el corazón. Aunque muchas de ellas están plenamente ocupadas en los complejos procesos que requiere la digestión, también se comunica y manda señales al cerebro que pueden cambiar el curso de nuestro estado de ánimo.

Pero el corazón, no sólo se queda ahí, no sólo se comunica con nuestro cerebro con sus neuronas, sino que interacciona con lo que tenemos alrededor mediante la energía electromagnética que desprende. Hay total consenso en que el campo electromagnético que genera el corazón es miles de veces más potente que el que genera el propio cerebro, y puede llegar hasta una distancia de entre 2 y 5 metros alrededor de la persona (diversos estudios dan diversas cifras, de ahí que haya tanta disparidad).

¿Sentiste alguna vez una sensación agradable, «buen rollo», sólo por estar cerca de cierta persona? ¿Has notado tensión, o cierta sensación negativa sin mediar palabra con una persona que estaba a tu lado?… ahora sabes (aparte de la comunicación no verbal, por supuesto) de donde viene esa «energía» que tu cuerpo es capaz de interpretar a un nivel profundo.
¿Y cómo es esto posible? Te preguntarás tal vez. Pues depende del patrón que marca el pulso de nuestro corazón. Según la fuerza del pulso y el ritmo que tiene se generan unas u otras ondas electromagnéticas, y  se ha observado que los estados de ansiedad, frustración, odio provocan un patrón de nuestro pulso totalmente aleatorio en su movimiento, desorganizado. Por otro lado, estados de ánimo de apreciación, felicidad, generosidad resultan en patrones de pulso totalmente armónicos y repetidos, como una señal definida de que estoy en un buen estado, en un estado CONGRUENTE.

Y hay algo más de vital importancia, no sólo que esas ondas se proyecta hacia fuera y pueden influir en la respuesta de personas cercanas (y animales… ¿o no habéis notado como los perros perciben el miedo, la excitación o una disposición cariñosa hacia ellos solo con tener cerca a una persona?). Lo más importante es que las ondas cerebrales se sincronizan con el ritmo que va marcando el corazón…es decir, el corazón sumerge también de manera inconsciente a nuestra cabeza en la emoción y la mantiene ahí.

Espero que esto te ayude a entender que sí, que nuestro corazón nos dice qué hacer y que sus mensajes tienen una fuerza de decisión mucho mayor de la que a veces creemos, porque no sólo lanza el mensaje con sus neuronas, sino que con su ritmo, con su fuerza, con sus ondas electromagnéticas y de presión, consigue influir en el estado de nuestro cerebro para «ponerlo de su lado». Una razón más para escuchar atentamente lo que te dice tu corazón.

 _____________

Puedes conseguir la vida que deseas, nosotros te decimos cómo:  www.inspirayavanza.com
Prueba la primera sesión gratuita presencial o por videoconferencia
_____________

fotografía de filosofiacavernicolas.blogspot.com